viernes, 25 de enero de 2013

2.1 Constructivismo y Aprendizaje Significativo

2.1  Constructivismo y aprendizaje significativo
Ante este enfoque del modelo de competencias de la RIEB, que pide que el alumno movilice sus saberes para la construcción de su conocimiento; no se puede dejar a un lado dos palabras que han sonado desde hace décadas en la Educación Escolar “El constructivismo y el aprendizaje significativo”.
Este enfoque constructivista se alimenta de diversas corrientes psicológicas entre las principales puedo mencionar:
-       El psicogenético de Piaget con la teoría de los esquemas cognitivos.
-       La teoría Ausbeliana  de la asimilación y el aprendizaje significativo.
-       La psicología sociocultural Vigotskiana.
Aunque los autores de éstas, se sitúan en distintos encuadres teóricos, comparten el principio de la construcción del conocimiento del alumno en el aprendizaje escolar.
El constructivismo está centrado  en el aprendizaje, visto como un proceso en el cual el alumno construye y reconstruye sus propios conocimientos a través de la colaboración y la reflexión: pues un ambiente de aprendizaje constructivista es un lugar donde los alumnos trabajan juntos, usando variedad de recursos, de información y herramientas en la búsqueda de sus metas de aprendizaje y actividades en solución a sus problemas.
Sin embargo los docentes, en su mayoría aun no saben cómo hacer esto; es por tal razón que aunque tengamos alumnos sobresalientes son incapaces de explicar lo que hicieron, de hacer predicciones, de registrar lo que hicieron; y confundimos y caemos en el error de que el mejor alumno es el que posee más información; actualmente lo que se busca es que el educando sea capaz de hacer, de entrar en acción con ese conocimiento;  no solo sea una biblioteca andante que tenga el cúmulo de información pero no movilice esos conocimientos para solucionar sus problemas que se le presenten en la vida cotidiana y en  su contexto. Pues la concepción constructivista debe permitir a los educandos construir una identidad personal de acuerdo  a su contexto social y cultural, Lo que implica de a cuerdo a este enfoque que una intervención educativa sea acorde en desarrollar en el alumno la capacidad de realizar aprendizajes significativos por sí solo.
La concepción constructivista se organiza en torno a tres ideas fundamentales de acuerdo con Coll (1990:441-442):
1.    El alumno es el responsable último de su propio proceso de aprendizaje.
2.    La actividad mental constructiva del alumno se aplica a contenidos.
3.    El papel del facilitador es engranar, orientar y guiar los saberes del alumno con la información en el proceso de construcción del conocimiento.

La idea central de este enfoque constructivista se resume en la siguiente frase: “enseñar a pensar y actuar sobre contenidos significativos y contextuados” (coll, 1988:133).
Asì mismo,  Ausubel con su teoría de Aprendizaje Significativo, cuya postura se caracteriza como constructivista e interaccionista; ya que el aprendizaje no es una simple asimilación pasiva de información litera, ya que el sujeto la transforma y estructura; la segunda los materiales de estudio y la información exterior se interrelacionan e interactúan con los esquemas de conocimiento previo y las características personales del aprendiz. Ve al alumno como un procesador activo de la información, ante un proceso de aprendizaje sistemático  y organizado, y no se reduce a simples asociaciones memorísticas.
De acuerdo con Ausubel podemos caracterizar los tipos de aprendizaje que ocurren en el aula. En 2 dimensiones:
1.    Modo en que se adquiere el conocimiento. Por recepción y por descubrimiento.
2.    Forma en que se incorpora el conocimiento en la cognitiva del aprendiz: por repetición y significativo
La interacción de estas 2 dimensiones se le denomina: “situaciones del aprendizaje escolar”: aprendizaje por recepción repetitiva, por descubrimiento repetitivo; por recepción significativa o descubrimiento significativo.
El Aprendizaje Significativo es el más importante y deseable, ya que posibilita la adquisición de grandes cuerpos integrados de conocimiento que tengan conocimiento y relación.
Algo muy importante que no podemos olvidar es que en la estructura cognitiva del alumno se encuentran los conocimientos previos  que da un reflejo de su madurez intelectual; éste conocimiento resulta un elemento muy importante pues de acuerdo con Ausubel (1976), es a partir de este conocimiento que debe planearse el acto de enseñar; debido a que el conocimiento y experiencias previas  de los estudiantes son la pieza clave de su potencial de aprendizaje.
De tal manera que para el logro del aprendizaje significativo se debe reunir las siguientes condiciones:
-       Que la nueva información se relacione de modo no arbitrario y sustancial con lo que el alumno ya sabe.
-       La disposición para aprender (motivación y actitud).
-       la naturaleza de los materiales  o contenidos de aprendizaje.

Todas estas se deben tomar en cuenta en la planeación, enseñanza-aprendizaje y evaluación. Pues el alumno cuenta con una estructura cognitiva particular, una idiosincrasia y una capacidad intelectual propias, una serie de conocimientos previos, y una motivación y actitud para el aprendizaje propiciadas por experiencias previas en la institución escolar y por las condiciones actuales imperantes en esta. Por otra parte también se toma en cuenta los contenidos y materiales de enseñanza, dado que si no tienen un significado lógico potencial se propiciará un aprendizaje rutinario y carente de significado.
De allí la importancia de que el alumno posea ideas o experiencias previas como antecedente necesario para aprender de manera significativa, ya que sin dichos antecedentes aun cuando el material de aprendizaje esté bien elaborado es menos probable conseguir  el aprendizaje significativo.
Este sigue siendo el reto de los maestros del siglo XXI aplicar el constructivismo, indispensable en la movilización de los conocimientos y saberes de nuestros alumnos; en cuyo aprendizaje es imprescindible la solución de problemas, análisis de casos, toma de decisiones y el logro y trayecto de aprendizaje de los educandos. En mi punto de vista si no lo practicamos con nuestros alumnos  y no somos capaces de hacer una práctica reflexiva esto se seguirá repitiendo en la teoría, mas no se logrará  concretar en nuestra práctica educativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada